lunes, 9 de octubre de 2017

RECOPILACIÓN DE TODOS LOS APODOS CONOCIDOS

Se incluyen aquí, además de los que publiqué en mi libro “Lo que me quedó de Alumbres en el siglo XX”, otros que he recuperado de la memoria del pueblo, y un buen número de los que amablemente me proporcionó Nemesia Ruiz López hace ya algún tiempo.
En épocas pasadas la gente del pueblo llamaba a los amigos y vecinos, no por el nombre de pila, sino por el que se le había “bautizado” en las calles de Alumbres, de manera que a veces el nombre por el que se conocía a alguien podía ser una virtud, un defecto, una costumbre, una forma de hablar, un lugar de procedencia, una profesión, una manía, un gusto, la edad, etc.
De manera que si un forastero llegaba por allí preguntando por el nombre y apellidos de un vecino, lo más corriente es que casi nadie lo conociera, y por tanto fuera difícil dar con él, quizás el cartero y algún otro más supiera de quién se trataba.
Representación de mercadillo en Alumbres. Plumilla de Francisco Bastida Martínez
En muchos casos el sobrenombre otorgado por decisión popular, se ha ido transmitiendo de padres a hijos y la mayoría lo suelen llevar con el mismo orgullo que lo portaron sus antecesores, sin embargo, siempre hay quien rompe la norma y se considera ofendido porque se le llame por un nombre que ellos no han elegido y que no les gusta, y aunque son casos muy aislados es preciso tenerlo en cuenta para evitar disgustos innecesarios.
Sin embargo, la mayoría de los vecinos que aún se les llama por el apodo son personas que atienden con la misma naturalidad que si se hiciera por su nombre propio, incluso lo lucen con cierto y notable orgullo, este es el caso de, el Pedrolo, el Chaparro, el Rayo, el Picaca, el Andaluz, el Abuelete, el Esparraguero, el Barracas, el Conejo, el Botones, el Boinas,  el Butanero, el Duque, el Fari, el Guirrarra, etc.
Muchas veces el apodo significa justamente lo contrario de lo que parece indicar, por ejemplo, el Menúo y el Chato, parecen indicar que los apodados son bajo uno y de poca nariz el otro, y sin embargo es todo lo contrario, el primero es alto, de ahí el Menúo, y el segundo es narizón de ahí lo de Chato.
Otros en cambio son muy directos como los que aluden a la profesión, a la procedencia o a un defecto, como el Herrero, el Horchatero, el Andaluz, el Vizcaíno, el Bizco, el Mudo, o el Polvorista.
Josefa “la Guirrarra”-mi abuela materna. Foto: archivo de Francisco Atanasio Hernández
Hay algunos motes que tienen difícil explicación como el Guirrarra, aunque la expresión Guirrar contenida en el diccionario ICUE, que significa acechar, podría explicarla porque los antecesores de la familia apodada así se dedicaban a cuidar tierras y cultivos ajenos por los que pagaban una parte del producto obtenido a los dueños de las tierras, y es de suponer que tendrían que estar siempre vigilantes para evitar los robos, yo que soy de la familia, todo lo que he encontrado ha sido lo dicho.

El apodo del Chinche fue puesto por su padre, el Tío Choni o El Tío Popeye, que cuando lo retiraron sin paga de jubilación de Garrabino, se dedicó a pedir por las calles de Cartagena y solía ir acompañado de su hijo menor Ginés Valero. Con el producto obtenido de la caridad de los vecinos se compraba higos secos que los consumía en el viaje de vuelta al pueblo, y como detrás iba el crío le decía “papá dame un higo que tengo hambre” a lo que él le contestaba, no tengo higos “no digas que no, que te los vas comiendo” y él volvía a contestarle, “calla que vas detrás de mí como un chinchico”.

Gertrudis, fue apodada “La Chusquera” porque en tiempos de postguerra vendía chuscos, pan de estraperlo elaborado con una mezcla de harina de trigo y de cebada, y tenía un color verdoso. El pan venía de La Unión y Gertrudis lo recogía en El Portazgo y lo transportaba a Escombreras, su lugar de destino. Luego sus hijos heredaron el apodo.

Antonio Jiménez, “el Pistones” recibió ese apodo cuando su familia se trasladó a vivir al paraje denominado “Los Pistones”, que estaba al lado de Garrabino y era donde se fabricaban los detonadores de los explosivos. Fue entonces cuando empezó a ser denominado por mayores y niños “el de Los Pistones”, y más adelante resumido y personalizado “el Pistones”.
                                  Pirata en el puerto de Cabo de Palos. Foto: Francisco Atanasio Hernández
El Pirata se le denominaba al padre de Antonio Jiménez “el Pistones”, entre los cazadores y recolectores de leña, palma y otros productos del monte, porque por su profesión de Guarda Forestal, aparecía ante ellos cuando menos lo esperaban y les impedía actuar en el coto que él vigilaba, conminándolos a salir de su lugar de trabajo.
Lo que queda del paraje de Los Pistones. Foto: Francisco Atanasio Hernández
Pedro Sánchez fue apodado “el Zarra”, porque jugaba de delantero centro como el mítico Telmo Zarra, jugador del Atl. de Bilbao y de la Selección Española, y tanto los compañeros del equipo como los aficionados al fútbol de Alumbres, le encontraron parecido en el juego.

A José Celdrán se le llamó “el Zarrica” para distinguirlo de Pedro Sánchez, pero a ambos se les comparaba con Zarra, aunque a cada uno en su generación correspondiente.

El Ala Infernal, se le llamaba al conjunto formado por Francisco Hernández Jiménez “Paco la Guirrarra” y José Celdrán “el Zarrica”, porque jugaban juntos por la banda izquierda, el Zarriza de extremo y Paco la Guirrarra de Interior, y se entendían a la perfección, además porque en la época que les tocó, a la izquierda se le consideraba demoníaca e inútil, de manera que a los niños zocatos, para cambiarles la tendencia a realizar las cosas con su izquierda, se les obligaba a escribir, comer, y hacer las cosas con la derecha, aunque como es natural, algunos eran incorregibles, como en estos dos casos.
“El Ala Infernal”-Paquico la Guirrarra y José Celdrán (Zarrica)
Juana “la Minuta”
Según me dijeron, era conocida por los vecinos así porque siempre iba muy rápida para todo.

En la actualidad, las nuevas generaciones suelen utilizar el nombre de pila o el apellido para llamar a sus amigos y vecinos, y es menos común su identificación por medio del mote, aunque vengo observando que muchos jóvenes también utilizan el apodo para referirse o llamar a sus amigos o a sus familiares, pero también conocen sus nombres y apellidos.

A.- El Abuelete, la Agapita, el Aguaor, el Agujero, el Ajo, Pepe el Albañil, la Alea, el Aleo, la Alfonsiaca, Amarito, el Turco Amaro, el Ambulante, el Americano, Ancú, del Anchurón, el Andaluz, el Andarín, el Tío Antonaso, el Antonucho, la Aperadora, el Aragonés, el Arete, el Armainaor, el Maestro Aurelio.

B.- La Balterra, el Balsetas, el Ballesta, el Bancalero, el Barbas, el Barbeo, Barbeta, el Barracas, la Barracona, la Barranquera, el Barrenita, Diego Batata, la Batería, la Beita, el Bencejo, la Beneta, el Beneto, el Bichalo, el Bigote, la Bizca, el Bizco, la Blandica, el Bocabría, el Bocalano, el Bocúo, la Bodeguera, el Bodeguero, el Boga, el Boinas, Bolillo, el Bombi, el Borete, Juan el Borlas, Borni, la Borrega, el Borrego, el Boticario, el Botones, la Boza, el Brazos de Hierro, los Bulleros, el Burrica, el Burro, el Butanero.

C.-El Caballo, el Cabernera, la Cabila, el Cabo Gancho, el Cabo Guardia, el Cabo Pedro, el Cabrero, el tío Cagao, la Cagarruta, la Cagona, el Cajón, la Cajona, el Caío, el Calalo, el Cali, el Caliche, el Calandraque, el Camión, el Camoto, el Capi, el Campoñito, la Campurriana, Andrés de la Cana, la Cana, la Canana, Pepe el Canario, la Canastera, el Maestro Canela, el Cano, Canijo, el Cantero, Cantonera, el Cañabate, , la Capitana, el Capo, el Caporal, el Caporro, el Capote, el Caque, la Cara Quemá, Carabonica, Caragoli, el Carandel, el Caramel, el Carbonato, el Carca el Cardoso, el Carajillo, la Carioca, la Carleta, el Carlista, el Carota, la Carreña, el Carriaca, Rojo Carrión, el Cartero, el Cartucho, el Cascarrao, la Castaña, el Castaño, Castelar, el Catalán, el Caterre, Cavalcanti, el Cayo, Clarito, el Cepanegra, el Celador, el Ceporro, el César, el Civil, el Civilito, la Cobata, el Coco,el Cocheles, el Cohetero, el Cojo, el Cojo Camilo, el Cojo la Carne, , el Cojo Patena, el Cole, la Coñota, el Colorao, el Comandante, la Comercianta, el Comerciante, el Comilón, el Comino, el Compennes, Concurre, el Conde, el Conejo, el Contre, el Cope, Lola la del Correo, el Corricalle, Paca la Cosa, el Cotas, Coté Coté, el Cranco, la Crea, la Cría, el Crietas, el Cristo, el Cualete, Cuca, Cuchifrito, el Culebra, la Culona, el Cuquí, Cuqué, el Cura, el Curiana, el Curro, la Cutilla, el Cutilla.

Ch.- El Chaco, la Chala, el Chali, Juan el Chalupa, la Chana, Paca la Chapá, el Chapetas, el Chaparro, el Charena, el Charlot, la Chata, el Chato, el Chavo, el Chepao, el Chepi, el Cheres, el Chérif, el Chico, la Chicharrona, el Chichi, la Chilona, el Chinche, la Chindalaleta, el Chiquitín, Simón Chiribía, la Chirra, el Chirre, la Chirrina, el Chispa, el Chocolate, el Cholo, la Chola, el Cholla, la Chona, la Choncha, la Choni, el Choni, el Chori, el Chorlito, Ángel el Chucho, el Chulo,  Chupadeo, el Chupete, el Churleta, la Churra, la Churubita, el Chusquero, la Chusquera, el Chute.
Antonia Hernández “la Chala”. Foto: cortesía de su nieto Antonio Álamo a través de Encarnación Yepes y Salvador Celdrán
D.- La Devota, el Divino, el Dominguín, el Duende, el Duque.

E.- El Empanadas, el Epi, el Escombreras, Escopetas, el Esparavanes, el Esparraguero, el Espía, Perico Estaca, la Estebana, el Estudiante.

F.- La Fabia, el Falleció, Faraco, el Fari, el Farina, la Farola, la Fefa, el Feo, el Fito, Perico Follos, el Fonas, el Forastero, la Forta, el Forte, Perico el Fragüero, la Fraila, la Francesa, el Franciscano, el Franco, la Frasca.

G.- El Gabardina, Paco el Gafas, el Gainza, el Tío Gainza, el Gálvez, la Gallega, la Gallina, el Gallina, el Gallo, el Gambillero, Gamboa, el Gandinguero, el Ganino, el Gañán, la Gañana, el Garbosa, Pedro el Garrabinero, la Garrabinera, el Garrote, Paca la del Gas, la Tía Gasera, el Gato, Genares, Gigas, el Tío Gil, la Gilda, el Tío Gilito, Gilo Gilusa, Ginéginé, el Ginelo, el Godínez, el Golfo, Pepe el Gómez, el Gordillo, José el Gordo, la Gorgón, el Grillo, la Guapa, Joaquín el Guardia, el Guari, el Guellos, el qué Güenas, el Guirga, el Guirrarra, la Guirrarra, el Gusano, el Gusarapo.

H.- El Hachote, Juan el Chalupa, El Herrero, el Hijico, el Hincho, la Horchatera, el Horchatero, el Hormiguica, la Huertana, el Tío del Humo.

I.- Ico Ros, el Indio, el Inglés, la Insurreta, el Isidro.

J.- La Tía Jara, la Jaranda, el Jarapita, el Jarina, el Jergón, la Jeroma, el Jeromín, el Jerónimo, el Jibao, la Jibá , la Joda, el Joven, el Tío Pascual el Joyero, la Juanela, Juan la la lá, la Juanita, Jusepe.

K.- Mari la del Kiosco.

L.- El Ladrillero, el Lagarto, el Lala, el Lanchas, el Lánguido, el Lapa, Jesús el de las Lapas, Pepe el Largo, el Latas, el Lea, el Lebrel, el Lechuga, el Lego, el Lejía, Leme, el Leñaor, el Leñe, la Leona, el Leveche, el Levita, el Liarte, el Librao, el Liebre, la Lina, el Linares, la Lirina, el Lirín, el Lirón, el Lisán, el Lobote, Ana María la del Loco, Juanico el Loco, el Locuras, el Lonas, el Lorinlo, el Lorquino, el Lucho, la Luteria.
Matanza en la tienda de todo de Rafael. Foto: cortesía de José García Martínez
M.- El Maca, la Macarena, el Maceo, el Macocas, la Machacona, la Machera, el Machero, el Macho, el Maestral, la Magantona, el Mahoma, la Tía Maísa, la Maja, el Makaka, el Maki, el Malagueño, la Malena, de los Mamones, el Manane, la Manca, Ginés el Manco, el Manchego, Pepa la Mancheña, el Manolillo, el Manteca, Encarnación la Manteca, el Mantequilla, el Mañas, el Maño, el Marañón, Pepa la Mar, Juan Mares, la Marica, Mariche, la Mariquilla Terremoto, la Martina, el Marruso, la Marrusa, el Tío Mateo, la Mazarronera, el Medialuna, el Mediero, el Melva, el Melli, la Melliza, el Menas, el Menúo, la Mergada, el Mergo, la Meseguera, el Mesino, Carmen la Mi, el Migalotero, la Miguela, el Millillo, el Minino, el Ministro, el Minuto, la Mochoca, el Mochoco, la Modista, la Mola, el Tío Molina, el Molinero, el Mollejas, Monine, la Monja, el Monje, el Monroy, el Monsi, María Moñitos, el Moratalla, el Moré, el Morenico, Morenito de Alumbres, el Moreno, el Moro, el Morrongo, la Morruta, el Morrute, Mosolina, el Mosquito, Andrés el Mozo, el Muchachón, el Mudo, el Muerto, el Mújol, la Municipala, la Murciana, el Murciano.

N.- El Nano, el Narpes, el Napias, el Navidad, el Negrín, el Negro, el Nene, el Nene Paco, el Niño, el Niño la Bola, el Nogueroles, la Nona, el Tío Nono, el Norberto, el Noy, la Nube.

Ñ.- La Ñoña.
Hermanos Valero- “el Negrín y el Chinche”. Foto: Francisco Atanasio Hernández
O.- La Olivica, el Oso, Ojo Pava.

P.- Paco el Ajo, el Tío Paco el del Garabito, José el Paco, el Pacuito, Manuel el Paisano, el Pájaro, el Pajarito, el Pajeras, Asensio el Pajicas, el Palermo, la Palmerista, el Palmiro, la Paloma, el Palomo, el Palomares, el Pámpano, José del Pan, Juanico de José el del Pan, el Panadero, la Panda, el Panza, el Papa, el Paquico, la Parda, el Tío Partero, el Parrandero, el Pastelito, la Pastora, el Patata, el Pataturco, el Patitas, el Patrón, la Patrona, el Pecas, el Tío Pedrajas, el Pedrolo, el Pegüi, la Pelá, la Peladilla, el Pelao, el Pele, el Pelela, el Pelicoco, Pelón, de la Pelucha, el Penchete, el Peñitas, la Pepinera, el Pepino, la Pequeña, el Perchas, el Perete, el Pericaca, Pericles, la Perijala, el Perillán, la Perinera, el Periquín, la Perla, el Pernales, el Perola, el Perú, la Perrerre, el Tío Perrino, el Perrote, el Perucho, el Pescao, Andrés Peteneras, la Pía, el Picaca, el Picante, el Picardías, el Pico, el Picolo, el Pichín, el Picho, el Pichote, el Pichurro, María las Pilas, el Pilas, la Pilila, el Pililo, el Pilones, el Tío Pillobas, la Pimienta, el Pimo, el Pinche, el Pingüi, el Pintao, el Pintor, el Pipailla, la Pipera, el Piquín, el Pirata, el Piri, el Pistones, la Nena Pita, el Piti, Luis Pitín, el Pito, el Pitón, el Pitu, el Piyayo, el Planchas, el Pleitero, el Plomero, el Podrío, la Pola, el Polichinelas, el Polo, la Polonia, el Pólvora, el Polvorista, el Pollo, la Pompa, el Tío Popeye, el Porrones, el Poteras, el Porrúo, Púa, Pepe el Puchales, el Pucho, el Pulga, el Pulguita, Tomás el de la Puncha.

Q.- La Quica, el Quico, Quinito, la Quinta, el Quinto, el Quique, Quirico, la Quiteria.

R.- El Raja, la Rana, el Rango, la Rapá, el Rapao, Pepe el Raro, la Rata, el Ratón, el Rayao, el Rayo, el Reche, el Reclutas, el Recovero, Redondo, la Regalá, el Regueves, el Reisuní, Paco el Relente, el Remolino, el Renglones, la Repampillá, el Repica, el Requena, Paco Requi, el Retaquillo, el Rey, Juan Reyes, la Riñaña, la Ríos, el Risas, el Rizao, la Robiñá, el Rodri, la Roja, el Rojo, el Rojo la Paloma, el Rojo Pastor, el Rojo la Pera, el Ropita, el  Rosca, el Rosita, el Rubio, el Ruedas, el Rufo, el Rugío, el Rurro.

S.- El Tío Sabicas, el Salamanca, el Salero, el Salmonete, Salud, Sancho, el Sandokán, la Satisfecha, el Seco, el Señor, la Señorita, el Señorito, la Serena, la Serenica, el Sereno, el Serio, la Serrana, el Sespero, el Sierpes, la Simoneta, el Simonete, la Sirinea, el Sirineo, el Sito, el Solo, el Sombras, el Sopero, el Sotas, Pepe Sotelo, el Supermán.

T.-  El Tablas, el Tacho, Talén, la Talena, Tenaza, el Tercio, el Terreras, el Tete, la Tiesa, el Tigre, el Tito, el Tiznao, el Tolé, la Tolenta, el Tolente, Tomasín, Tonico, la Toña, el Tontico, el Torero, el Torrao, la Tota, el Trabuco, la Trespelos, la Triburcia, el Tripas, Triviño, la Tropela, el Trueno, el Tubos, el Tuti.

V.- La Vagón, el Vecino, la Veterana, el Vidas, la Vieja, la Viejalaluna, el Vigilante, el Vinagre, la Visita, el Visita, el Vivillo, el Vizcaíno, el Tío Voleta, el Voltios.

Y.- El Yamboy, la Yespa, el Yoclo.

Z.- El Zambombo, el Zamora, el Zanahoria, el Zapata, la Zaranda, el Tío Perico Zandunga, el Zarra, el Zarrica, el Zepelín, el Tío Zinguango, el Zocato, el Zopas, el Zumba, el Zumbío, la Tía Zunga.


            

lunes, 25 de septiembre de 2017

LA ASOCIACIÓN DE VECINOS Y LA JUNTA VECINAL

Introducción
Vivimos unos tiempos cutres en los que la ciudadanía está sometida al arbitrario poder de las castas político sindicales que nos gobiernan, una etapa histórica mezquina, obscena, indecente, impropia de un sistema político democrático.
A los profesionales de la política y el sindicalismo sólo les interesa su sueldo y el sillón, y si para ello tienen que recurrir a alguna argucia de corte autoritario, lo hacen sin el más mínimo reparo, dejando a la sociedad indefensa y desamparada ante los abusos de poder que cada día estamos sufriendo.
Local Social de Alumbres: Foto: Francisco Atanasio Hernández
En 2013 se descubrió que el presidente de la A.VV. de Alumbres de aquel momento, había prolongado su mandato indefinidamente sin que nadie de los que tendrían que haberlo controlado hubieran hecho nada para impedirlo, ni siquiera después de conocer tal aberración antidemocrática, el Ayuntamiento de Cartagena, la Federación de AA.VV., ni el partido político (PSOE) y sindicato obrero (UGT) que lo respaldan, le pidieron cuentas, o tomaron medida disciplinaria alguna, todo lo contrario, continuaron dándole cargos de responsabilidad pública.
Y es que, vivimos una época de caciquismo larvado, camuflado en superfluas y pomposas fachadas democráticas, en la que los ciudadanos honestos hemos sido despojados de todos los derechos, pero de ninguna obligación. Los críticos no somos bien mirados, sino todo lo contrario, somos los protagonistas de las comidillas que se organizan en la barra de los bares, y siempre estamos en el centro de la diana.

Alegoria de la libertad: Dibujo: Francisco Atanasio Hernández
La Asociación de Vecinos
            La primera Asociación de Vecinos de Alumbres vino a configurarse en 1970, de acuerdo a la ley que la dictadura franquista promulgó para posibilitar que los que durante casi cuarenta años habían decidido a su antojo por el conjunto de la población, siguieran haciéndolo unos cuantos años más, así Antonio Pérez García, conocido terrateniente, que hasta entonces ostentaba el cargo de Alcalde de Alumbres, también fue designado Presidente de la Asociación de Vecinos. Quizás esta circunstancia pueda arrojar alguna luz que explique las razones de por qué en la década de 1970 se instalaron los depósitos de combustible de CLH, sin que nadie del pueblo rechistara.   
Antes del comienzo del período democrático propiamente dicho, que viene a coincidir aproximadamente con la aprobación de la Constitución de 1978, el pueblo de Alumbres se encontraba sumido en un atraso intolerable.
            En 1979, la línea telefónica de REPSOL pasaba por en medio del pueblo, mientras que aquí, a los vecinos, se les negaba la instalación de una cabina de teléfonos para el uso público del servicio, por lo que ni muchos menos se podía mencionar la posibilidad de poner teléfonos particulares.
            Las calles eran de tierra, y cuando llovía, las aguas arrastraban el terreno y producían surcos profundos en el suelo, haciendo difícil la circulación de vehículos, y en muchos casos, resultaba peligroso incluso andar por aquellos caminos.
El pueblo carecía de alcantarillado, y las viviendas tenían que estar provistas de fosas sépticas, en las que se recogían las aguas sucias y los excrementos como mínima medida de salubridad, sin embargo esto también significaba un inconveniente para los vecinos, porque algunos de ellos se llenaban con demasiada frecuencia, y había que vaciarlos para seguir utilizándolos, con el consiguiente perjuicio económico y las cuantiosas molestias que ocasionaba.
La rambla era un vertedero donde habitualmente los vecinos arrojaban todo tipo de enseres inservibles, escombros, basuras, y otras porquerías conducidas directamente desde los patios hasta allí por medio de tuberías y servían de alimento y distracción a las ratas del lugar que habían hecho de ella su domicilio y parque de atracciones.
Parte del Paseo del Malecón (sobre la antigua rambla). Foto: Francisco Atanasio Hernández
El impresionante tráfico pesado y peligroso que circulaba por en medio del pueblo, hacían de Alumbres la zona urbana más peligrosa de la Comarca, con mucha diferencia respecto a las demás poblaciones cercanas.
Fue a partir de 1980, ya metidos en período democrático, cuando Alumbres, empezó a tomar impulso y a parecerse a un pueblo moderno propio del siglo XX.
A lo largo de estos casi cuarenta años de democracia, han pasado varios equipos por la Asociación de Vecinos de Alumbres, unos con más y otros con menos fortuna en el ejercicio de sus funciones, aunque nunca antes estuvo tan politizada como en los últimos tiempos, en los que lo que más importa es que esté controlada por un partido determinado, y mucho menos la defensa de los intereses de la población en general.
Durante los primeros años de asociaciones democráticas, la Asociación de Vecinos tuvo como presidente a Manolo Hernández Nicolás, y durante este tiempo, se instaló el teléfono público y las vallas protectoras entre las aceras y la carretera, por donde circulaba todavía un importante tráfico pesado y peligroso desde, y hacia el Valle de Escombreras.
Antes de la desviación de la carretera por detrás del Monte Calvario. Foto: Damián (la Verdad 22-12-82)
La circunvalación de la carretera de acceso a Escombreras también se realizó por estas fechas.
Luego estuvo el equipo encabezado por Rafael Palomino, que continuó con las labores pendientes de alcantarillado y asfaltado de calles.
Después, la Asociación de Vecinos fue presidida por, Patricio Mercader Franco, que estuvo durante dos períodos consecutivos, hasta el 15 de octubre de 1993.
Paso elevado sobre la línea de la FEVE y la carretera de Cartagena-La Unión. Foto: Francisco Atanasio Hernández
Por esta época, Alumbres y Vista Alegre eran los pueblos de la Comarca que mayores índices de contaminación ofrecían, y los vecinos protestaron por ello de diversas maneras, entre otras, hay que recordar que en 1990, los alumbreños bajaron a Cartagena a participar en una manifestación convocada contra la contaminación, en la que se pedía que Cartagena fuese declarada “Ciudad Contaminada”.
 Durante el mismo mandato se produjeron importantes cambios en la antigua fisonomía del pueblo.
Se abordó el entubamiento de la rambla, convirtiéndose su superficie en un estupendo paseo enlosado, con iluminación, árboles, bancos y juegos infantiles, además de asfaltarse las zonas colindantes.
Se construyó la Pasarela que cruza la carretera de Cartagena – La Unión para Borricén, la parada de autobús y las farolas de la zona FEVE.
Se construyeron los dos módulos nuevos del Colegio Público.
Se abordó la primera fase del Local Social.
Se construyeron juegos infantiles en Camino Cementerio, zona Bardizas y Borricén.
Se obtuvo la concesión de 20.000 m de terreno para el campo de fútbol, y 2000 m para el repetidor.
Todo ello y otras obras, por un valor de más de 184 millones de pesetas, como se puede ver en la nota anexa de la A.VV. de entonces.
Consultorio médico en la calle Duque. Foto: Francisco Atanasio Hernández 
DINERO GASTADO EN ALUMBRES DURANTE EL PERIODO DE GESTIÓN DE ESTA A.VV.

·         RAMBLA.......................................75.000.000
·         ESCUELAS....................................40.000.000
·         CONSULTORIO...........................  7.000.000
·         CARRETERA BORRICÉN .........  5.000.000
·         CALLES ALUMBRES .................. 5.900.000
·         PASARELA ....................................25.000.000
·         LOCAL SOCIAL ............................10.000.000
·         PLAZA IGLESIA ...........................  1.500.000
·         RECOGIDA AGUAS EMASA ....... 5.000.000
·         DEPÓSITO DE AGUA  ..................  9.000.000
·         ALUMBRADO, PISTA Y OTROS  1.000.000
TOTAL...................184.400.000 PTS

Después de 1993, las obras más importantes que se realizaron fueron la terminación del Local Social y el Polideportivo cubierto que se inauguró casi a escondidas hace muy poco, cuando debería de haberse construido hace más de 20 años antes, según el acuerdo ante notario de 1991 de permuta de terrenos con DUERNA SA.
                          Tres instantáneas del Polideportivo cubierto. Fotos: Francisco Atanasio Hernández 
Sin duda alguna, las mayores y más importantes obras de transformación del pueblo fueron realizadas entre los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado y de las Asociaciones de Vecinos de esas fechas, destacan dos nombres propios, Fulgencio Hernández Nicolás y Patricio Mercader Franco que fueron presidentes de la organización vecinal de esos años y que atendieron las necesidades de la población independientemente del carné del partido que portara cada vecino.
Por esas fechas la A.VV. era el puente entre los vecinos en general y el Ayuntamiento, pues no existía la Junta Vecinal, y se debía a todos los vecinos.
En la actualidad, tanto la Junta Vecinal como la A.VV., son organizaciones excesivamente politizadas que siguen las consignas del partido al que representan, pues los miembros de la Junta Vecinal son designados por militantes del partido más votado, y la Asociación de Vecinos hoy, es un ente privado que solamente representa a sus socios, y no a la totalidad de los vecinos del pueblo, por lo que han perdido mucho de la legitimidad de otros tiempos.
Convocatoria Asamblea General de la A.VV de Alumbres 28-11-2013
En la convocatoria de Asamblea General que hacía el Presidente de la A.VV., de 2013, Fulgencio Andréu Reverte lo deja muy claro “A todos/as los vecinos/as, socios de la Asociación de Vecinos de Alumbres”, y por si quedaba alguna duda, a pie de página puntualizaba NOTA SOCIOS: A EFECTO DE ENTRADA A LA ASAMBLEA ORDINARIA, TENDRÁN DERECHO LOS SOCIOS A CIERRE DE EJERCICIO DE 2012”, o sea, que ni siquiera podía entrar cualquier vecino.

La Junta Vecinal
La primera Junta Vecinal Municipal de Alumbres se constituyó el 31 de enero de 1997, de acuerdo a los resultados obtenidos en las elecciones Municipales en el ámbito territorial de su competencia, y a propuesta de los Grupos políticos Municipales, conforme a lo dispuesto en el artículo 13 del Reglamento de Juntas Vecinales Municipales, en concordancia con el artículo 195 de la Ley Orgánica 5/1995 de 19 de junio, del Régimen Electoral General.
La primera Junta Vecinal estuvo formada por 4 vocales del PSOE, otros 4 del PP, y 1 de IU-LV, por lo que el voto de éste último dio la presidencia de la Junta Vecinal de Alumbres al PSOE.
Al principio hubo reticencias para aceptar la nueva organización, pero conforme los dirigentes locales de los grupos políticos fueron viendo las ventajas que les ofrecía, entre las que destaca la asignación económica mensual, poco a poco lo fueron asimilando y ya hasta le llaman Alcalde Pedáneo al Presidente de la Junta Vecinal, que parece mucho más pomposo para algunos que lo de simple Presidente. En el antiguo lenguaje alumbreño “Alcalde Perráneo”.
Además, parece que en los últimos años, la Junta Vecinal viene jugando el papel de portavoz de los diferentes colectivos del pueblo para canalizar la petición de ayudas a las empresas del Valle, por lo que si un grupo cualquiera carece de representante en el de los colectivos que dirige la Junta, nunca podrá obtener ayudas de las empresas del Valle, pues aunque disponga de los teléfonos y de los correos electrónicos, no será atendido por nadie. 
La Junta Vecinal de la Diputación de Alumbres tiene competencias en Alumbres, Media Legua, Vista Alegre, El Abrevadero, Barranco, Roche Alto, El Ferriol, Borricén, Los Partidarios y El Gorguel, entre cuyas poblaciones residen unos tres mil quinientos habitantes.
Concentración por el desvío de la vía 20-6-2005
CONCLUSIONES
Una vez que se han abordado las obras más grandes y costosas, lo más importante es no descuidarse y compaginar el mantenimiento y la conservación de lo que hay, con nuevos planteamientos urbanísticos que puedan mejorar la calidad de vida del pueblo y su imagen.
Hoy, el pueblo dispone de casi todos los servicios necesarios para que los vecinos puedan vivir dignamente, sin grandes diferencias respecto a núcleos de población más numerosos, que inevitablemente están mejor dotados.
Desde mediados de la década de 1980, los vecinos de Alumbres disfrutan de su teléfono particular, y la red de carreteras que la comunican con el resto de núcleos urbanos se ha mejorado de forma notable.
Sin embargo, se han quedado en el baúl de los recuerdos, muchos proyectos por los que la ciudadanía luchó y que iluminaron el cartel reivindicativo de partidos que entonces estaban en la oposición municipal, pero sus promotores hoy gobiernan el Ayuntamiento de Cartagena, la Junta Vecinal y la A.VV. de Alumbres, y en la actualidad ni siquiera quieren oír hablar de esas tonterías que se me ocurre recordar a mí ahora, como es el conocido desvío de la vía del tren de mercancías peligrosas de Escombreras, que se viene reclamando desde muchos años atrás, reconocimiento de Entidad Menor para Alumbres, la regeneración de la playa del Gorguel, habilitación de isletas de desvío de tráfico para Los Partidarios y La Hoya, etc., etc., etc., y hay que cambiar el chip, porque el progreso no se puede frenar ni un solo instante, pues ya se empieza a notar el estancamiento y más pronto que tarde el retroceso. 
 Adhesivo de principios de la década de 2000. Archivo de Francisco Atanasio Hernández
Mi percepción y la de muchos alumbreños, es que las organizaciones que he tratado hoy, parece que están viviendo de las rentas de épocas en las que los representantes vecinales contaban con los vecinos, que eran quienes los elegían y ostentaban menos y se implicaban más que los de ahora, dignificando el cargo y la responsabilidad que la ciudadanía ponía sobre sus espaldas, y no necesitaban para ello distraer a la población como se hace en la actualidad, con continuas fiestas en períodos de crisis económica y paro salvaje y denigrante.     


viernes, 15 de septiembre de 2017

LA SFC MINERVA PROTESTA PORQUE LA EMPRESA REPSOL ESCOMBRERAS COLABORA CON EL FÚTBOL PROFESIONAL DE CARTAGENA Y A NOSOTROS NOS NIEGA CUALQUIER TIPO DE AYUDA

Ayer, la directiva de la SFC Minerva, se enteró de que la Refinería de Petróleos de Escombreras ha firmado un acuerdo de colaboración con el F.C. Cartagena, es decir con el fútbol profesional, por medio del cual, una vez más, afrenta al pueblo de Alumbres, porque mientras tanto, la SFC Minerva carece de la más mínima ayuda de parte de la empresa del Valle de Escombreras que más contamina y que durante mucho tiempo ha estado pretextando que sólo colaboraba con el fútbol base.

La SFC Minerva que esta temporada está disputando el Campeonato de Tercera División no solo no tiene ayuda alguna de la Refinería, sino que ha tenido que buscar empresas colaboradoras fuera del Valle, porque ni siquiera puede dirigirse directamente a la dirección de la empresa en demanda de colaboración.

Para los equipos modestos e independientes como la SFC Minerva nos lo niegan todo, no sea que nos acostumbremos, pero sí están disponibles y abiertos para las grandes sociedades deportivas, las que tienen socios con suculentos beneficios y para quienes les hacen de bomberos.
La cantina del Secante cerrada para la SFC Minerva

Toma lateral de la cantina de campaña de la SFC Minerva junto al nuevo polideportivo
Toma frontal de la cantina de campaña de la SFC Minerva junto al nuevo polideportivo
La SFC Minerva carece del respaldo institucional que tiene el FC Cartagena, por cuya razón no podemos competir en igualdad de condiciones contra sus filiales. Venimos demandando una cantina propia para la obtención de recursos, pero hasta ahora sólo hemos conseguido promesas del Ayuntamiento, y ningún apoyo de la Junta Vecinal, pues tenemos que poner una cantina de campaña (aportamos fotos) mientras la cantina de las instalaciones deportivas está cerrada, sólo para la SFC Minerva.

La SFC Minerva, nuestro club, viene demandando la mejora de la iluminación del campo de fútbol, porque no se puede jugar de noche, y los entrenamientos en invierno se hacen a media luz, pero hasta ahora el Ayuntamiento de Cartagena, se ha limitado a prometer, ayer tarde mismo tuvimos que jugar a pleno sol porque no podemos hacerlo más tarde por la deficiente iluminación. Hace más de un año fue desmantelado el monolito del Secante, y aún está como lo dejaron los vándalos. La desidia municipal es total para nosotros.
                           Estado inicial del monumento  -  Estado actual del monumento desde hace más de un año
Sí, protestamos ante la impresentable e irrespetuosa actitud que se vislumbra entre bambalinas, pues de una parte la empresa de petróleos no quiere saber nada de nuestras necesidades y de otra el Ayuntamiento, promete y promete pero no cumple nada. Si no lo es, se parece mucho, a una acción de boicot a la SFC Minerva muy bien coordinada.
                                                
Eso nos hace cuestionar incluso, la utilidad social de la organización que la mencionada empresa se ingenió hace un tiempo, para evitar los conflictos con la sociedad alumbreña a la que castiga con su contaminación, y que encabezada por la Junta Vecinal de Alumbres se viene mostrando como un simple cortafuegos, y no como un puente entre la empresa y los vecinos para resolver sus problemas, pues las relaciones entre éstos y la empresa son inexistentes. A nosotros, las más de las veces,  ya ni siquiera nos responden ni al teléfono ni a los correos.

Sí, protestamos porque parece que el pueblo se ha quedado para tragarse la contaminación silenciosamente, mientras que las ayudas económicas se van para Cartagena, por diferentes vías.

Fdo. La directiva de la SFC Minerva


En Alumbres a 14 de septiembre de 2017