lunes, 28 de noviembre de 2016

DIVERSIDAD DE FIESTAS CÍVICO RELIGIOSAS EN ALUMBRES

Históricamente, la mayoría de las fiestas celebradas en Alumbres tuvieron su origen y desarrollo en un poderoso carácter religioso de la población, que auspiciado y mantenido por el Estado impregnaba todos y cada uno de los actos sociales, si bien, cada una de las fechas festejadas tuvo como motivo la conmemoración de un santo distinto y por tanto se debería a episodios diferentes, aunque el contenido fundamental de las fiestas programadas tuviera escasas diferencias entre unas y otras.
Quiero aclarar que a mí sólo me interesa resaltar las costumbres de mi pueblo, y que siempre respeté las creencias de los demás, a pesar de ser un descreído, y de saber que nunca fui correspondido por algunos de esos fariseos que te buscan cuando te necesitan y luego te tiran como si de un clínex usado se tratara, y además te acuchillan por la espalda sin piedad en cuanto te descuidas, pero eso sí, se proclaman cristianos, tolerantes y demócratas a los cuatro vientos.
Siempre respeté las creencias de mis antecesores, por lo que al tratar temas religiosos procuro no herir sensibilidades, aunque en estos tiempos de fanatismos religiosos que corren, a veces, uno no sabe bien a qué atenerse y puede cometer algún desliz no deseado, por eso, en mi afán de ofrecer la mayor claridad posible al origen y desarrollo de las fiestas a lo largo del tiempo, he hurgado en documentos, prensa antigua y contemporánea y en otros medios, la diversidad y la razón de las fiestas de las que tengo constancia.
Este mismo año publiqué un trabajo sobre “los Carnavales y Alumbres está que arde”, y más adelante publicaré otros sobre las fiestas de San Roque.
En el presente artículo voy a abordar las fiestas siguientes: Santa Bárbara; Fiestas del Rosario; Virgen de la Soledad; Sagrado Corazón de Jesús; Procesiones de Semana Santa; Fiestas por terminación de epidemia de cólera; Otras fiestas resaltables.
Procesión de Santa Bárbara 2015. Foto: Francisco Atanasio Hernández
El día de Santa Bárbara
Tiempo atrás y durante muchos años, los trabajadores de Garrabino, la mayor parte de ellos vecinos de Alumbres, se reunían el 4 de diciembre para celebrar el día de su Patrona, Santa Bárbara, que también lo es de los mineros y del arma de Artillería.

La imagen de Santa Bárbara fue muy venerada por los trabajadores de la fábrica de Garrabino, que en su onomástica la sacaban en procesión por las calles del pueblo,  y el año pasado, el 4 de diciembre de 2015, después de casi 50 años se volvió a procesionar, aunque ya en 2014 se celebró una misa en su honor. Los más mayores no se ponen de acuerdo, pero parece ser que fue en la década de los 60 del siglo pasado cuando se dejó de sacar en procesión a Santa Bárbara.
Procesión de Santa Bárbara 2015. Foto: Francisco Atanasio Hernández
En Alumbres, se celebró el día de la patrona durante muchos años, a cuya fiesta estaban invitados todos los empleados de la fábrica a un convite de confraternidad, en uno de los locales disponibles del pueblo, y el cine de verano fue uno de esos lugares que se recuerdan.
La referencia más antigua que tengo de la celebración de este día data de 1918. Ese día de Santa Bárbara, D. Camilo Calamarí que además de ser propietario de la Fábrica de Explosivos de Alumbres, era Cónsul de Italia en Cartagena, (los cartageneros recordarán la Villa Calamarí, que fue residencia de este señor), obsequió con un banquete a todos los empleados de su casa y a gran número de amigos, entre ellos al Cónsul de Francia, Mr. Valet y al ex alcalde Miguel Tovar.

Un poco de historia
La fábrica de Explosivos de Garrabino tiene sus inicios en marzo de 1890 cuando el Ayuntamiento de Cartagena autoriza a Miguel Zapata Sáez (el Tío Lobo) y Ricardo W. Barrington a instalar su fábrica de Ruborita en el Coto Garrabino de la Diputación de Alumbres, y a finales de 1893 estos mismos empresarios informaban de haber traspasado la propiedad a Eugenio Juan Barbier, que al parecer había descubierto una forma más barata para fabricar la Ruborita.
            Sin embargo es el 23 de diciembre de 1895, cuando se inaugura la Sociedad Franco-Española de Explosivos y Productos Químicos con Camilo Calamarí como director de la factoría y Eugenio Juan Barbier ya de presidente de ésta en París. Más tarde la sociedad adquiriría el nombre de Unión Española de Explosivos.
            Durante poco más de un siglo la fábrica de Explosivos de Alumbres a la que llamamos desde siempre Garrabino, tomando el nombre del paraje donde se instaló, fue el lugar de donde muchas familias del pueblo obtuvieron sus ingresos para vivir, pues la mayor parte de hombres y mujeres que trabajaron en ella eran vecinos de Alumbres, pero además de alimentar a los suyos, en varias ocasiones tuvieron que verter lágrimas de dolor y angustia por los trágicos accidentes, a veces de muerte, de uno o más miembros de la familia. La fábrica de Explosivos de Garrabino dejó de fabricar Nagolita en 1997 y cerró sus puertas.
Trabajadores de Garrabino el día de Santa Bárbara 1957 en el cine de verano
Fiestas del Rosario
          Las fiestas del Rosario en Alumbres, antes y después de la creación de la Parroquia del Rosario en La Unión se celebraban durante tres o cuatro días, entre el 4 y el 7 de octubre que es el día de su onomástica, y en otro tiempo tenían tanta importancia como las fiestas patronales. Se adornaba e iluminaba la iglesia; se organizaban las clásicas verbenas y bailes nocturnos; se procesionaba a la Virgen con acompañamiento de banda de música; se daban limosnas a los pobres (en  las fiestas de 1891 fueron entregadas por el Círculo El Recreo de Alumbres) y se realizaba el clásico castillo de fuegos artificiales, que en tiempos pasados no era el acto final de las fiestas como ahora.
Mujeres de la Cofradía Virgen de la Caridad 2011
            Además, de madrugada, jóvenes de ambos sexos se organizaban para recorrer las calles del pueblo cantando las tradicionales auroras, con acompañamiento musical de bandurrias y guitarras.
           De la celebración de estas fiestas en Alumbres tengo constancia, al menos, desde 1891, aunque hacia la mitad del siglo XX, se fue perdiendo la costumbre.

La Virgen de la Soledad
Parece que la Virgen de la Soledad también fue muy venerada por los devotos del pueblo. Fue el día 8 de noviembre de 1890 cuando se inauguró el oratorio en el monte Calvario de Alumbres dedicado a la Virgen de la Soledad, por iniciativa de un grupo de mujeres denominadas “Asociación de Mujeres Piadosas”, para lo que se organizó una procesión con la imagen llevada en andas, acompañada del clero, autoridades, y la mayor parte de los vecinos del pueblo, según el relato del cronista de la época. La fiesta religiosa continuó el domingo y terminó el lunes día 10 con una misa a tres en el nuevo santuario.
Sobre este tema ya publiqué un artículo el pasado mes de junio.

            Pero antes, el domingo 22 de marzo de 1874, al poco de terminarse la guerra del Cantón, se celebró una procesión que salió desde la iglesia de Alumbres, donde al parecer estuvo custodiada la imagen de la Virgen durante la contienda, pasando por Escombreras hasta su altar en la ermita del Calvario de Cartagena.
            Ese día fue una fiesta, y en Escombreras la procesión fue recibida por las autoridades del barrio y las personas más destacadas de la localidad, y sus calles y fachadas estaban engalanadas de colgaduras, banderas, gallardetes, flores y arcos de triunfo, y hubo suelta de palomas a su paso por las calles del pueblo y misa de Acción de Gracias en la capilla preparada por los Sres. de Aguirre y Salafranca.
            Luego la procesión siguió su camino hasta el destino de la Virgen de la Soledad en el monte Calvario.

            Fiestas del Sagrado Corazón de Jesús
            Esta fiesta que fue instituida por Santa Margarita el 16 de junio de 1675, para celebrarla el primer viernes después del Corpus Christi, se celebraba en Alumbres a finales del mes de junio, y constaba fundamentalmente de misa solemne cantada y acompañada de banda de música u orquesta, y por supuesto, de la correspondiente procesión del Sagrado Corazón de Jesús con acompañamiento musical.

            Tengo constancia de estas fiestas de los años 20 del siglo pasado, y de la misma época un poema dedicado a ellas del que fue maestro de escuela del pueblo D. Eubilio del Barrio, que está compuesto por 10 quintillas y dice así:

Volando a las altas cumbres
            del religioso fervor
            y olvidando pesadumbres,
            gozoso el pueblo de Alumbres
            celebra fiestas de amor.
                        Al que al ser sacrificado
por el humano delito,
dejó al hombre rescatado
por el amor infinito
de su corazón sagrado.
En justa compensación
de tan generosos dones
            aman con dulce emoción
            sus cristianos corazones
al Divino Corazón.

            Que los hombres no hallarán
nada que más satisfaga
a su generoso afán,
pues dice un viejo refrán
que “Amor con amor se paga.”
            Y es justo que el alma eleve
sus fervores al Señor,
pues nadie a negar se atreve
que lo que al amor se debe
ha de pagarlo el amor.
            Merecen, pues, mil loores
los nobles promovedores
de estas fiestas en que vemos
que lo que al amor debemos
lo pagamos con amores.
            Reinen siempre en ese día,
el gozo y la animación
en una santa armonía,
que el Sagrado Corazón
reina en paz y alegría.
            Demuestre la villa entera
que aquel corazón amante
que redime y regenera,
es el emblema triunfante
de su gloriosa bandera.
            Luzca en los ricos colores
de esa enseña soberana
la fe de nuestros mayores:
la más bella de las flores
de nuestra tierra murciana.
            Y añadamos interinos,
que el seguir del bien en pos
en las cristianas costumbres,
prueba que al pueblo de Alumbres
le alumbra la luz de Dios.

            Eubilio del Barrio
            Maestro Nacional

Procesiones de Semana Santa
Se sabe por referencias y testimonios variados que durante el siglo XIX y las dos primeras décadas del XX, en Alumbres se celebraban procesiones por Semana Santa, en las que participaba la mayoría de la población, y a las que acudían numerosos vecinos de los pueblos cercanos a presenciarlas. Entonces sacaban en procesión tres o cuatro tronos con sus imágenes correspondientes adornadas con todo lujo y esplendor, y a las que acompañaban soldados romanos y nazarenos, y tampoco faltaba la banda de música del pueblo o de fuera.

De hecho, en 1906 El Eco de Cartagena publicó “A juzgar por los preparativos que se están haciendo en Alumbres, las procesiones de Semana Santa resultarán lucidas. En el año pasado se estrenaron los tronos de La Samaritana y Agonía, y en el presente se estrenará el Tercio de Granaderos, cuyos trajes, según tenemos entendido, se han confeccionado sirviendo como modelo los de los Californios. Dichas procesiones se verificarán en las noches del jueves y viernes santo.”

Por su parte, en 1907 El Liberal publicaba “En las procesiones verificadas esta Semana Santa en el vecino pueblo de Alumbres han llamado mucho la atención varias preciosas efigies debidas al joven escultor cartagenero D. José Lizana Gal, sobresaliendo entre ellas un magnífico Cristo del trono de la Samaritana, que puede considerarse como una verdadera obra de arte.”

Parece que la costumbre de sacar procesiones en Alumbres comenzó a decaer en la segunda década del siglo XX, coincidiendo con la crisis de la minería.    
                                                                                                             
Ya en tiempos más recientes, en el año 2000, se dio por extinguida la existencia de la iglesia del poblado de Refinería en el Valle de Escombreras, y entonces se trasladó la imagen de la Caridad a la iglesia de Alumbres. Pronto se formó una cofradía que lleva su nombre, y desde entonces, cada año, el jueves y/o viernes santo, se vuelven a sacar procesiones en el pueblo.
Semana Santa de Alumbres 2005
Iglesia de Alumbres. Foto: Francisco Atanasio Hernández
Fiestas por terminación de epidemia de cólera
            Este es el tipo de fiestas que en tiempos pasados se celebraban con júbilo popular en honor a algún santo, y es natural que así sucediera, porque las calamidades, sequías, lluvias torrenciales, plagas de langosta, o como en este caso una epidemia, arruinaban a los lugareños, o se llevaban al mundo de los muertos a los seres más queridos, y el ser humano es temeroso por naturaleza, aunque unos más que otros claro.

            Por eso, el año 1885, después de haber sufrido una epidemia de cólera, con pérdidas humanas importantes, los supervivientes tenían razones para celebrarlo, y el día 18 de octubre se organizaron unas fiestas que comenzaron con una diana tocada por una banda compuesta por “hijos de Alumbres”, a las 9 salió una procesión con la Virgen del Rosario y San Roque, y a la vuelta de ésta se celebró una misa de acción de gracias, después hubo reparto de limosnas a los pobres, y a las 8 de la noche fuegos artificiales y teatro en el palco por aficionados del pueblo. A la una de la madrugada se daba por finalizada la fiesta.

            Otras fiestas resaltables
            La Navidad y Reyes entran dentro del capítulo de fiestas más generalizadas en la zona, con escasas diferencias en su celebración entre unos pueblos y otros.
           Sin entrar a detallarlas, también creo preciso mencionar algunas fiestas menores u ocasionales, como pueden ser las de la bendición y entronización del Inmaculado Corazón de María en abril de 1930, en las que se celebró misa y procesión, y a las que asistieron las autoridades del pueblo acompañadas de otras municipales y de la Cruz Roja de Cartagena, y en las que los jóvenes salieron de madrugada cantando el Rosario de la Aurora. O las fiestas de la Virgen de Fátima y la Ascensión.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

ESPAÑA ES UN PAIS DE HIPÓCRITAS Y MISERABLES

         Nunca he sido hipócrita, ni lameculos, ni políticamente correcto, eso lo dejo para los trepas, esos personajes a los que a todo le encuentran la parte positiva, incluso a la esclavitud, es decir la que a ellos les puede dar buenos dividendos.

Pues bien, hoy tras la muerte de la Sr. Rita Barberá, han ocurrido cosas que si en general se supiera lo que es la vergüenza, la mayoría del país estaría más rojo que las franjas de la bandera española que tanto idolatran algunos falsos patriotas.

Ni me alegro, ni me entristece su muerte, sencillamente me es indiferente, a mí no me alimenta ningún sentimiento la muerte de nadie.

No voy a sacar a relucir los deméritos contraídos por la fallecida en su larga carrera política, pero curiosamente, esos vende patrias que se lucraron estando a su sombra y que durante estos últimos tiempos, le habían dado la espalda porque la justicia le había encontrado asuntos relacionados con la corrupción, estos personajes de opereta, estas malas personas, hoy, desfilaban delante de las cámaras de la TV del Nodo y de otras cadenas supuestamente libres, despotricando de los que no le han querido hacer honores manteniendo un minuto de silencio en el Parlamento.

Ha sido la decisión de un grupo político tan respetable como la de los políticos corruptos, pero enseguida se ha abierto la cacería contra los que no siguen el guión de los hipócritas, y a eso le llaman vergüenza, muchos de los que no saben lo que es eso.

No soy ni de Podemos ni de ninguna otra opción política, pero estoy harto ya de la manipulación que hace nuestra prensa con la información de cada día.

Pero de qué honor habla alguna de esta gentuza, acaso saben qué es el honor, qué es la honradez. Que me expliquen cuál es el respeto que los corruptos tienen con la sociedad que les ha elegido para gestionar sus recursos y les roban con todo descaro, porque saben que si los pillan es posible que ni siquiera pisen la cárcel, sobre todo los aforados, cuyas investigaciones se alargan durante años y décadas, y cuando se les juzga han prescrito los delitos.
Expulsión de los mercaderes del templo. El Greco
Sí, la hipocresía de la sociedad española carece de límites, pues tiene mucha sensibilidad según para qué cosas. Hace unos días en Cartagena el Grupo Mongolia publicó un cartel ridiculizando a Donald Trump y Hillary Clinton, y se montó la marimorena, manifestaciones, empujones, insultos a los asistentes, denuncias en el juzgado, misa de desagravio, en fin, como en los mejores tiempos del Nacional Catolicismo, y eso que Franco está muerto.

Sin embargo a ninguno de esos ofendidos ciudadanos les he oído decir una palabra, ni manifestarse públicamente, ni acudir al juzgado, ni pedir la presencia del fiscal, ni siquiera la de un Inspector de trabajo, porque una empresa de carácter nacional, PROMAN, contratada por Defensa, mantiene a sus trabajadores sin pagar durante siete meses.

Ni siquiera los esclavos fueron tratados así, porque los esclavos por lo menos eran mantenidos por sus amos, pero en plena democracia española una empresa se permite no pagar a sus trabajadores durante siete meses y ninguna autoridad interviene, ni ninguno de los que dicen defenderlos, y a ningún fanático de tantos iluminados que hay en Cartagena y en este corrompido país se le pone la cara colorada.

Incluso es posible, que dentro de unos días, los trabajadores que han estado sufriendo semejante atropello queden en el limbo (según he oído decir en algunos centros de trabajo ya está ocurriendo), porque Defensa, que sí ha estado pagando a la empresa estafadora de los salarios, puede que contrate a otra empresa y no cuente con los trabajadores actuales.

lunes, 14 de noviembre de 2016

ANÉCDOTAS Y CUENTOS DE RELIGIOSOS

Algunas anécdotas con San Roque de Protagonista.
            A lo largo de los años, a los alumbreños se nos han hecho muchos chistes, no como a los de Lepe, pero seguramente no nos hicieron más porque no hubo más inventiva, y también se nos han contado sucesos que están en el lindero de la fantasía, quizás porque nuestros antepasados fueron un poco brutos, y se ganaron la reputación correspondiente, pero si es verdad, como si no, así lo tenemos que admitir, porque, ni ellos fueron perfectos, ni sus descendientes tampoco, y además, creo que un poco de humor es muy saludable.
Dibujo: Francisco Atanasio Hernández 
            La devoción, la fidelidad al patrón, San Roque, que por un lado era el principal motivo de las fiestas, también a veces, era la causa de diversas disputas de naturaleza variada entre los vecinos de uno y otro lado de la rambla, y por otro, siempre ha sido el más noble pretexto para reunir a todos los vecinos del pueblo durante unos días, en torno a una causa común.

            Dicen, que un 16 de agosto, el día de San Roque, de cuyo año muy pocos alumbreños se quieren acordar, y algunos de los que lo hacen, dicen que todo es pura invención de la mente calenturienta de algún chistoso muy mal intencionado, estaba prevista la procesión anual de San Roque por las calles del pueblo a las 8 de la tarde, pero al bajar las escalinatas de acceso a la iglesia, uno de los hombres que portaban el trono resbaló, con tan mala fortuna que el larguero de este lado vino a dar en el suelo y se partió, y menos mal que al santo no le pasó nada..., pero no se podía realizar la procesión hasta que no se reparara, y la imagen de la Virgen tuvo que esperar en el interior de la iglesia mientras tanto. Enseguida se pusieron a trabajar en ello algunos vecinos, y en muy poco tiempo, consiguieron acondicionar el larguero del trono de San Roque, y en ese preciso momento se escuchó la gruesa voz de uno de los encargados de los actos festivos que era de profesión arriero.
- ¡Sacar a la Virgen que San Roque ya está empalmao!
- ¡Vamos con ella zagales! – dijo alguien desde dentro.
            Y sin más palabras ni contratiempos, la procesión reanudó su habitual itinerario bordeando la rambla hasta que llegó a la altura del puente, en cuyo lugar se desviaba para la calle del Puente todos los años. Pero éste, los vecinos del Zaraiche estaban decididos a que su Santo Patrón cruzara el puente y se le procesionara por el barrio. Así que, los del Zaraiche, se pusieron delante del trono, y comenzaron a forcejear para que la procesión se desviara a su barrio, y los que lo transportaban lo hacían en sentido contrario, porque no estaban dispuestos a permitir que los del otro lado del puente, obtuvieran las mismas santas bendiciones que ellos.
- Este año pasa por el Zaraiche.
- De eso ni hablar.
- ¡Que sí!
- ¡Que no!
- ¡Cataplum!
 El trono de San Roque se escapó de las manos de unos y de otros y fue a parar a la rambla.
Dicen también, que las tortas que se repartieron después nadie las pudo contar, porque todos estaban ocupados, pero al parecer fueron muchas más de las que nadie deseaba.
Foto: Francisco Atanasio Hernández
A principios de los años 60, había un monaguillo que no se conformaba con beberse algo del vino que el cura reservaba para la ceremonia eucarística, sino que llevaba a los amiguitos a la sacristía y les cobraba por pegarse un lingotazo de aquel buen vino consagrado.

El cura D. Miguel Hernández Urriza, ofició en Alumbres entre 1958 y 1965, y vestía sotana como los clásicos, pero siempre le daban las últimas campanadas de llamada a misa, tomándose la penúltima en la barra del Bar El Patio. Parece ser que su partida del pueblo fue un tanto precipitada, porque según se comentó entonces, tenía o había tenido, un problema en la Térmica relacionado con el celibato de los religiosos.

El cura de los altavoces, D. Julián Vicente García.
De 1989 a 1993, le tocó el turno a este cura, que no se conformaba con que lo escucharan los feligreses que acudían a misa, y puso altavoces en el exterior de la iglesia, para que nadie del pueblo se quedara sin escuchar sus sermones, y desde el poder que le daban los hábitos religiosos y la megafonía, cada domingo se dedicaba a verter aceradas críticas contra los bares, pubs y discotecas.
Fueron muchas y variadas las controversias que tuvo con vecinos y feligreses, por lo que durante su corta estancia en Alumbres, mantuvo una actitud permanente de inexplicable enfrentamiento con la población, que llegó a su máxima expresión el día de San Roque de 1993.
La Verdad 17-8-1993. Foto: Francisco Torres
Ese día, alrededor de las once de la mañana, cuando la gente joven se divertía en la plaza de la Iglesia, mientras preparaban una moraga para recuperar fuerzas, escucharon atónitos por el altavoz de la iglesia, cómo el cura decía que “las fiestas de San Roque, más que un acto religioso, eran un acto criminal, protagonizado por borrachos y drogadictos”, y así lo publicó la prensa al día siguiente.
A partir de aquí, se desencadenó la protesta y el abucheo popular a la salida de la iglesia de la que salió escoltado por la policía para refugiarse en lugar desconocido, y aquella misma tarde, la procesión de San Roque la dirigió el cura de Portman.
La Opinión 19-8-1993. Foto: Juan junior 
La Opinión 18-8-1993. Foto: Juan junior 
                El presidente de la A.VV de Alumbres Patricio Mercader Franco dijo a la prensa que las declaraciones del párroco escuchadas por la mayor parte del pueblo gracias a los altavoces instalados en la plaza de la Iglesia era una provocación a los jóvenes del pueblo, y añadió “Estamos viviendo unos momentos de mucho nerviosismo y si viene al pueblo no sé lo que va a pasar.”

Luego se supo que el uno de septiembre era trasladado a una parroquia de Cehegín.
Éste cura, sin duda, será difícil de olvidar, porque es un ejemplo de cura poco recomendable, pues se creyó dueño y señor no sólo de las almas de sus parroquianos, sino también de sus cuerpos, y sus mentes, por lo que no se puede añadir gran cosa, además de que, posiblemente el hombre se cayó de un cuadro del Greco, o de algún otro de siglos antes del Concilio de Trento y vino a caer en Alumbres ¡A alguien le tenía que tocar la china oye!
……………………………………………………….

Las dos narraciones siguientes proceden del libro de Anselmo J. Sánchez Ferra “El Cuento folclórico en Cartagena” -Revista Murciana de Antropología, a quien le agradezco que me haya permitido utilizarlos.
Los relatos los he transcrito con el lenguaje que se utiliza en el libro.

719. EL CURA ENSEÑA LATÍN (Alumbres / Perín -págs. 722, 723 y 724)

Pos esto era un padre que tenía un sagal de siete o ocho años y no le podía sacar punta, ¿sabes?, y por la tarde tenía que meterlo en algún sitio porque el padre s’iba a trabajar. Y entonces habla con el cura del pueblo, dise:
-Mire usté, Don José -se llamaba el cura Don José-, a ver si se trae usté a mi sagal, por las tardes lo tiene aquí y al mismo tiempo pos lo enseña algo a hablar o a escribir, a lo que sea, algo, que esté entretenío la criatura.
-Pos tráemelo, yo lo enseñaré. Por lo menos a ver si habla, aunque sea en latín.
Entonses el padre lo lleva al crío una tarde y se pone con el cura allí y el cura lo coge al sagal y dise:
Dibujo: Francisco Atanasio Hernández
-Venga, vente p’acá, pa la sacristía.
Lo mete p’allá, dise:
-¿Tú sabes como me llamo yo?
-Don José.
-No, yo no soy Don José, ni soy cura ni soy padre -dise-. A mí me tienes que
llamar Santus Deu.
-¿Santus Deu?
-Sí, sí. Cada vez que me nombres, Santus Deu.
-Pos bueno, pos Santus Deu.
Y entonses se pone así en la silla, se pone a subirse los calsetines p’arriba, dise:
-¿Sabes cómo son estos?
-Calsetines.
-No, eso no son calsetines, eso son churumbirlos.
-Ah, churumbirlos.
-Sí, churumbirlos.
-¿Y estos?
-Sapatos.
-No, estos no son sapatos ni alpargates. Son talabarates.
Y entonses pos el sagal dise:
-Talabarates, churumbirlos
-Pues sí -dise-. ¿Tú ves ese que hay debajo la silla? ¿Que’s?
-Eso es un gato.
-No, eso es pescalarratis.
-Bueno, pescalarratis.
Entonses el cura se sale p’afuera y se pone a ensender las velas y dise:
-¿Sabes cómo es esto?
-Eso, pos una luz.
-No, esto es fuego, y no se llama fuego, se llama alegría.
-Ah, alegría.
-Sí.
Luego se va pa la pila bendita y se pone el cura, se persigna, dise:
-¿Sabes cómo se llama esto?
-Eso es agua.
-No, eso se llama abundansia.
-Ah, abundansia.
-Sí. ¿Y esto, donde estamos nosotros?
-Pos la iglesia.
-No, esto no es la iglesia. Esto se llama chiribindansia.
Y a to esto que entra una mujer por la puerta, una mujer bien hecha, y dise el cura, dise:
-¿Ves aquello que viene por allí?
-Sí, una mujer.
-No, esa es la Prójimanostra.
Entonses coge el cura, se mete pa dentro, pa la sacristía, y le dise al sagal:
-Oye, mira, estate aquí -dise- y si viene alguien preguntando por mí que vuelva dentro de media hora, porque yo ahora estoy ocupao con esta Prójimanostra que’s mi sobrina.
Total, se mete allí y el sagal se queda por ahí dando vueltas por la iglesia, por los bancos y to eso, y coge pa entretenerse al gato que’staba ahí, empieza a acarisiarlo.
Piensa lo que piensa, coge un papel, le hase un laso, se lo pone en el rabo, coge una vela y le pega fuego al papel. El gato que ve aquello empieza a pegar saltos por to aquello, se pegan fuego las cortinas, los visillos y to eso y el sagal, apurao, va a la puerta de la sacristía y empiesa:
-¡Levántate, Santus Deus, delante de San Sebastian! ¡Déjate a la Projimanostra y ponte los churumbirlos con los talabarates y verás a pescalarratis con alegría en la cola! ¡Si no acudes con abundansia se te quemará la chiribindansia!

754. MONJITAS Y SOLDADOS (Alumbres/Perín- pág. 748)
Había un convento junto a un cuartel de soldaos y los soldaos, cuando salían de paseo, pues si le daban ganas d’orinar y orinaban allí, junto a la paré del convento, y las monjitas pos les veían. Entonses se da cuenta la superiora de que las monjitas pues miraban cuando orinaban los soldados, y va al cuartel y pide hablar con el jefe del destacamento, con el capitán, dise:
-Mire usté, pasa que sus muchachos, cuando salen de paseo pos les dan ganas de haser pipí y lo hasen allí, en las paredes del convento, y las monjitas, claro, están allí y sin darse cuenta pos los ven.
Dise el capitán:
-¡Bueno hermana, vamos hombre, si eso son pequeñeses!
Dise la madre:
Pequeñeses no, porque algunas son como sobrasadas!
Sobrasadas
………………………………………….

Bibliografía:
-Francisco Atanasio Hernández. Alumbres en el siglo XX.

-Anselmo J. Sánchez Ferra “El Cuento folclórico en Cartagena” -Revista Murciana de Antropología.

sábado, 12 de noviembre de 2016

EL ADN DE JUDAS ISCARIOTE Y EL PPSOE DE ALUMBRES

          Judas Iscariote fue el apóstol traidor que delató a Jesús. Según los evangelios, él fue quien condujo a los guardias, y les indicó quien era besándole, a cambio recibió 30 monedas de plata.
Judas Iscariote
          Ni tengo, ni nunca he tenido nada contra las creencias religiosas, sean del signo que sean, Cristianismo, Anglicanismo, Budismo, Protestantismo, Islamismo, Hinduismo, etc., y de hecho tengo amigos que profesan diferentes religiones, cristianos y musulmanes, que recuerde ahora, pero no soporto a los beatos de conveniencia, esa especie de hipócritas maliciosos que van haciendo daño a diestro y siniestro, a sabiendas de que todos los días pueden pedirle crédito a Dios para seguir haciendo daño al prójimo, porque portan con desmesurada falta de ética el ADN de Judas Iscariote, desacreditando cualquier idea, por justa que sea, puesto que ellos no actúan por ideas, sino por intereses, y son como el caballo de Atila, “por donde pasan solo crecen malas yerbas.”
            El ADN de Judas Iscariote va implícito en cada una de las actuaciones de un cierto tipo de gente a la que yo le llamo para abreviar, malas personas.
            Se disfrazan de buena gente, y son los mejores actores fuera del escenario, y te confían con palabras de singular armonía, pero en cuanto les das la espalda ¡zas!, puñalada que te dan.
            Esa gente la he conocido en muchos lugares y la he padecido sobre todo cuando he pretendido defender mis ideas y mis derechos, ellos siempre estuvieron cerca, no para ayudarme, que habría sido lo deseable, sino para poner en guardia y en mi contra, a mis contrincantes, al representante de la empresa, a la policía, o a mi familia y amigos.
            Son muchos los ejemplos que se podrían poner de la historia de España sobre quienes portan el ADN de Judas, nada más recordar el reciente golpe de los felipistas en la Ejecutiva del PSOE, y su entrega sin condiciones a los caprichos de la ultraderecha de Rajoy, formando la coalición de corruptos PPSOE, en contra de los compromisos adquiridos con sus bases.
Pero no es la única traición, podría hacer una enciclopedia con los casos protagonizados por los pesoistas a lo largo de la historia, pero ahora quiero reducirlo a un par de cositas, pues hace años que escribo sobre diferentes temas de mi pueblo, Alumbres, y no hace muchos meses, con motivo de la aplicación de la mal llamada, Ley de Memoria Histórica, elaboré un trabajo para que cambiaran los nombres de las calles que portan nombres franquistas y también para que retiraran un monolito que hay en zona pública del cementerio de Alumbres, dedicado a uno de los más reconocidos fascistas del pueblo, Antonio Pérez García.
            Aunque se daba la circunstancia de que el Concejal de varias áreas, Juan Pedro Torralba Villada es de Alumbres, no albergaba muchas esperanzas de que se tuvieran en cuenta mis propuestas, pero entregué copia del escrito a todos los grupos políticos y a la vez registré el original para el Ayuntamiento mismo.
Monolito en memoria de Antonio Pérez García. Foto: Francisco Atanasio Hernández
Como era de esperar, no hubo nada positivo de este Ayuntamiento, pues se hizo caso omiso del escrito, supongo que asesorado por los “técnicos alumbreños” en la Corporación y en la Junta Vecinal de mi pueblo, que también está dirigida por Miguel Garrido en nombre del PSOE, igual que la A.VV. Todo está bajo control pesoista.
            El pesimismo del que hablaba anteriormente se basaba, primero en que hace años ya, cuando el mencionado Concejal era Presidente de la Junta Vecinal de Alumbres, hice mención a este tema en uno de mis libros para ver si hacían algo, pero no se dieron por aludidos. Segundo, porque las personas que forman la Junta Vecinal de Alumbres, no son lo que se dice personas en las que se pueda confiar para una labor democrática y transparente. Tercero porque el PSOE a nivel nacional no hizo nada al respecto durante sus más de 20 años de Gobierno de la Nación, especialmente en el período felipista.
El PSOE de Alumbres puede estar orgulloso de haber traicionado los ideales del socialismo y las continuas promesas de su propio partido, de hacer justicia con la memoria de la República y de los republicanos, así como de haber hecho trizas la Ley de Memoria Histórica, porque con su negativa a cambiar los nombres franquistas de las calles de Alumbres, así como de retirar el monolito de Antonio Pérez, han rendido honores a los franquistas más recalcitrantes y al franquismo. Conste que yo no tenía ninguna duda de cuál sería la decisión.
            Además la única diferencia que hay entre los que representan al PSOE en Alumbres y los del PP, son personales, simples matices de interés personal, las ansias de poder, las influencias y el dinero que se mueve alrededor les separan, ideológicamente son igual de beatones, embaucadores e insolidarios, PPSOE para resumir.

Ahora, ya tienen un pretexto más para mantenerme en su particular lista negra, y para continuar fabricando chismes con su lengua viperina, para que no quede nadie de su entorno que no conozca el último chisme y pueda repetirlo como un eco multiplicador por la barra de los bares del pueblo. Ah, en esta ocasión les ahorraré algo de trabajo, porque como no voy a publicarlo en cuartillas como en otro tiempo, así no tendrán que enviar detrás de mi a su particular servicio de limpieza retirando mis escritos, que como buenos discípulos de la censura franquista hicieron antes.